Digamos Ya Basta! a la Corrupción en Honduras

Honduras Vista por un Costaricense que vive en Honduras hace 12 anos


Asunto: Honduras Vista por un Costaricense que vive en Honduras hace 12 anos

Para que el mundo sepa la verdad

Soy un costarricense de 51 años, radicado en Honduras desde hace doce, mi nombre es Carlos Eduardo Hernández Lobo y mi número de cédula es 2-332- 866, mi correo es cehernández@disol-sa.com

Cónyuge de una hondureña, padre de hondureñas, cristiano y he tenido la oportunidad de vivir y seguir paso a paso todo el proceso que ha llevado a Honduras a la situación actual, la cual me permito calificar como una lección de democracia, paciencia y de valentía que se le da al mundo entero.

Conozco a los hondureños y me cuesta creer que este país, que cuenta con un record de golpes de estado, de ser record también en desaparecidos en Centroamérica, todo esto en una época oscura que esta tierra vivió, pueda convertirse hoy -a sus apenas treinta años de democracia- en ejemplo para el mundo entero. Oigan por favor lo que hemos de decir.

Gracias DIOS por permitirme estar aquí y ser testigo de esto.

Le pido un poco de paciencia y por favor lea esto hasta el final, le juro es la secuencia de los hechos, estas líneas no tienen ningún tinte político, no me interesa quedar bien con nadie, sólo me interesa que quien lea esto esté seguro de que cada palabra es cierta.

Don Manuel Zelaya Rosales, fue electo hace tres años y medio por unas elecciones libres y bien habidas, desde un inicio su discurso tenía tintes folclóricos, demagógicos y teñidos de un tono rojo.

Durante sus tres años y medio dedicó gran parte de su tiempo a un proyecto llamado EL PODER CIUDADANO, en este hacía reuniones con el pueblo, ciudad por ciudad y les indicaba o hablaba sobre las diferencias sociales y de la necesidad de hacer cambios para el bienestar de los pobres, estos discursos seguían teñidos de rojo.

Su gobierno era cambiante hoy se decía una cosa y mañana otra, al día siguiente de nuevo y así sucesivamente, sin embargo el país sobrevivía.

En setiembre de 2008 no envía el presupuesto general de la república para su aprobación en el congreso y de nuevo no índica, como es su costumbre, a qué se debe, se considera que es sólo una forma de buscar inestabilidad.

En diciembre 2008, Zelaya, decreta un aumento de más del 60 % al salario mínimo, lo cual pone al borde de la quiebra al mismo estado, pues no tiene como pagarles a los maestros, ni las municipalidades a sus empleados, obviamente esto coopera a la inestabilidad.

Los profesores universitarios entran en una huelga, la cual dura cuatro meses, los profesores exigen les paguen sus salarios

El número de desempleados aumenta abruptamente y obviamente esto es abono a la inestabilidad.

De pronto aparece la idea de que es necesario hacer una constituyente, esto porque la actual constitución, según él, no sirve. Nunca se dice qué es lo que hay que cambiar.

Este discurso es rápidamente aprobado y seguido por todos los grupos de izquierda del país y aparece en escena el apoyo de otros presidentes a saber los de Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Cuba y otros, todos ellos del mismo pensamiento.

Zelaya en uno de sus discursos declara textual ¨ soy de Centro izquierda y pueden quitarle lo de centro ¨ claramente declara su posición y esta no es precisamente una posición democrática.

Ya esto empieza a preocupar a toda el país y todos le damos y mejor y mayor seguimiento a la actitud de Zelaya.

De pronto, aparece Zelaya con una maquiavélica idea, con motivo de las elecciones nacionales de noviembre próximo, se instalará una urna adicional para que el pueblo vote si debe o no debe haber una constituyente.

De tal manera que se presenta la idea de una cuarta urna

1. Urna para voto presidencial

2. Urna para voto al congreso

3. Urna para voto municipal

4. Urna para voto pro constituyente

De nuevo todos los sectores le solicitan al poder ejecutivo saber por qué se quiere una nueva constitución, qué es lo que se quiere cambiar, si la constitución permite reformas, por qué no se solicitan reformas.

La respuesta del poder ejecutivo nunca llega, sólo se contestan con evasivas, no llega a ninguna respuesta coherente, sin embargo se sigue insistiendo en la cuarta urna.

Se supone entonces que lo que se desea cambiar es el artículo que le impide a Zelaya continuar en el poder, ya que en Honduras la constitución no permite la reelección.

En forma inmediata el Tribunal Supremo de Elecciones le indica al ejecutivo que esta idea de la cuarta urna no se puede realizar pues no está contemplada por ninguna ley y consecuentemente, en sana administración pública, es ilegal.

El poder ejecutivo entonces dicta un decreto para realizar una consulta popular y el tribunal de justicia y el congreso le indica que tampoco es esa la vía, pues solo se puede realizar por medio de un plebiscito o referéndum, que igualmente su nueva idea es ilegal.

El congreso le indica que se va a trabajar en forma inmediata en una ley para poder realizar un plebiscito o un referéndum.

El procurador general le indica al ejecutivo que efectivamente su idea no la puede realizar que es ilegal, que a claras luces el ejecutivo no puede hacer consultas.

El congreso le indica al ejecutivo que ese acto sería ilegal, que por favor desista de ella, sin embargo Zelaya dice ¨ la cuarta urna no la para nadie ¨

La mecánica de esta consulta es un poco extraña, la hace el ejecutivo, la controla el ejecutivo.

Extrañamente las boletas y demás son impresas en VENEZUELA, los ¨ consultados ¨ se deben presentar a una escuela -nadie sabe a donde le corresponde- presentar su identificación y ahí marcar un si o un no y luego depositar esa consulta en una urna, las cuales luego las contará el ejecutivo.

A esta altura el defensor de los derechos humanos también le pide al ejecutivo que desista pues esta actuando al margen de la ley el ejecutivo insiste en que la cuarta urna va.

Zelaya le solicita al jefe del estado mayor, que ponga a las fuerzas armadas a distribuir el material para su consulta, pero este le indica que no lo puede hacer, pues lo que el ejecutivo pretende es ilegal.

Inmediatamente Zelaya en cadena de televisión anuncia que ha aceptado la renuncia del ministro de defensa y que ha destituido al jefe del estado mayor por no acatar sus órdenes, el jefe del estado mayor indica que siempre ha tenido listas sus valijas y que acata la orden del ejecutivo de marcharse pues es su jefe.

Los comandantes de la naval, de la aviación y del ejército presentan su renuncia como apoyo al jefe del estado mayor, ¨ tampoco nosotros cumpliremos órdenes ilegales ¨

Con igual prontitud los otros poderes de la república le indican al ejecutivo, que no puede despedirlo, pues la misma constitución prevé que el jefe del estado mayor no puede ser despedido por simple ocurrencia del ejecutivo, sólo existen motivos calificados para poder tomar esa decisión y no es uno de ellos despedirlo por no acatar una orden ilegal.

Consecuentemente la corte suprema de justicia restituye al jefe del estado mayor, pues fue despedido en forma ilegal, luego Zelaya para asombro de todos dice, ¨ en verdad no lo despedí pues nunca firmé su despido ¨ aquí los pensantes nos damos cuenta de cómo sostiene Zelaya sus palabras.

El material de ¨ consulta ¨ llega a Honduras -desde Venezuela- es requerido por los tribunales y queda en custodia en un hangar de las fuerzas aéreas.

Zelaya al frente de una turba irrumpe en la base aérea retira el material que ha sido confiscado por el poder judicial y continúa con ¨ la cuarta urna no la para nadie ¨

Los expresidentes de la república, los exjefes militares, los constituyentes y demás le piden a Zelaya que desista, que lo que hace es una violación a la constitución, pero él alega que es el presidente y que el voto del pueblo que lo eligió le permite hacerlo

La iglesia católica y la iglesia evangélica, juntos le piden a Zelaya que desista.

El gobierno en su loca campaña de la cuarta urna desestima los daños causados por la crisis económica, por el terremoto y por la gripe ah1-n1.

El congreso crea una comisión para valorar si Zelaya es capaz o no de seguir al frente del ejecutivo.

Todos los poderes, la procuraduría, la defensoría de los derechos humanos, le piden a Zelaya que por favor no haga la encuesta porque es ilegal y no pueden permitir que se realice, pues al hacerlo Zelaya se coloca por encima de la ley y de la constitución, desconociéndola y pasando por encima del legislativo y del judicial.

Le solicitan que con la nueva ley del plebiscito y el referéndum llamen a una consulta luego de que el próximo gobierno tome el poder a inicios del 2010

Sin embargo Zelaya continua con ¨ la cuarta urna no la para nadie ¨

Zelaya cuenta con el apoyo de cuatro diputados y su gabinete, así como de unos pocos periodistas, los sindicatos y demás grupos que han sido considerados de tendencia izquierdista

Ahora bien, el día domingo Zelaya es sacado por al fuerzas armadas del país.

Hasta aquí he tratado de ser objetivo y he explicado lo que he vivido y visto, nada de esto me han contado lo he vivido.

Ahora les manifiesto, lo que los pensantes nos preguntamos,

Ø ¿Qué más se podía hacer?

Ø ¿Cómo evitar que Zelaya pasara por encima de los otros poderes y de la constitución?

Ø ¿De qué manera era necesario explicarle a Zelaya las consecuencias de la que hacía?

Ø ¿Qué grupo no le advirtió o manifestó a Zelaya sobre esto?

Lo siento, creo pero no había otra salida, José Manuel Zelaya Rosales, es el único responsable de lo que ocurre.

Después de esta salida forzada de Zelaya, se ha seguido al pie de la letra lo que la constitución establece para estos casos, tenemos un presidente constitucional y un congreso y un poder judicial en funciones totales.

Las fuerzas armadas son los héroes en este asunto, no está presentes en nada más que en el resguardo de la ciudadanía, no tiene más poder, no son los que manejan los hilos son los garante de que la nación esté en paz.

Las fuerzas armadas están presentes en unos pocos conatos de amotinamientos de los seguidores de Zelaya, que obviamente hay unos cuantos.

Es importante que la comunidad internacional entienda que hoy Honduras es más libre y más demócrata que el domingo pasado.

Esto es una manifestación popular de que no existe nadie, ni siquiera el señor presidente que esté por encima de la ley o de la constitución, el mundo hoy debe aprender de este ejemplo de unidad, en donde los dos poderes cuerdos toman la decisión de actuar de acuerdo a lo que ley y la constitución le permiten y no tienen otra alternativa que proceder a una sustitución presidencial.

Es importante que los periodistas y líderes del mundo escuchen a los emisarios hondureños, así mismo que periodistas y analistas serios nos visiten.

Me preocupa ver como diferentes autoridades han tomado decisiones solamente oyendo al señor Zelaya, espero que luego de escuchar el otro lado sean capaces de pedir disculpas si lo consideran conveniente.

Insisto en que este documento sólo pretende describir lo que aquí, en Honduras, ha ocurrido.

San Pedro Sula, 30 de Junio 2009

agosto 12, 2009 - Posted by | Uncategorized

1 comentario »

  1. Carta de un hondureño en el exterior a un compatriota en Honduras.

    Un placer saludarte a la distancia.

    Estimado amigo.

    Todo aquel que ha pretendido al través de los tiempos hacer cambios a favor de las grandes mayorías a sido señalado como traidor, que ha faltado al orden establecido, y que violentado las leyes vigentes. Las actuales circunstancias me trasladan al otrora 15 de septiembre de 1842, cuando se juzga y asesina al Gral. Francisco Morazán Quezada, acusado falsamente e injustamente por las oligarquías de entonces.

    El Golpe de Estado que se ha verificado en Honduras merece, como poco, observar imparcialmente algunas consideraciones. La primera se refiere a algo que, no por conocido, debemos tener bien presente a la hora de sopesar lo que ocurre en estos tiempos en toda América Latina: las oligarquías de siempre se niegan, como gato panza arriba, a abandonar el escenario y aprovechan la menor oportunidad para sacar sus garras en defensa de negocios e intereses que explican, desde mucho tiempo atrás, la miseria de pueblos enteros.

    En Honduras, se han unido los poderes facticos de siempre, la oligarquía, la iglesia católica, los militares y los medios de ¿comunicación? para violentar el proceso de regeneración política en la que quiere entrar Zelaya. Los poderes económicos no estaban dispuestos a perder ni un ápice, sus sempiternos privilegios económicos y sociales. Por ello se convierte en un peligro para “el orden establecido” siquiera plantear algún tipo de reforma constitucional.

    Si todo es tan democrático y constitucional, si todo es como usted nos cuenta, me asaltan unas preguntas desde el relativo desconocimiento, dado que estoy fuera de mi patria, de la situación hondureña:

    1. ¿Desde cuando es prohibido preguntarle al pueblo, algo de interés nacional?, ¿Cuál es mi falta al formularle a usted estas preguntas?

    2. ¿Por qué el parlamento hizo una ley ad hoc poco antes del golpe en la que se prohibían consultas durante los 180 anteriores a la finalización del periodo presidencial?

    3. ¿Por qué se presentó un documento falsificado en el que Zelaya renunciaba a la presidencia, cosa que él mismo negó desde el exilio (o destierro) y que, además llevaba una fecha equivocada?

    4. ¿Por qué se han cerrado y censurado televisoras, emisoras de radio y periódicos?

    5. ¿Por qué hay unanimidad en la condena al golpe entre la comunidad internacional (a pesar de lacerantes tibiezas), incluyendo a gobiernos, organizaciones y organismos de todo tipo?

    6. ¿Por qué destierran al Presidente en lugar de enjuiciarlo si se considera que ha vulnerado la legalidad vigente?

    7. ¿Por qué después del destierro envían una orden de captura para detener al Presidente a la Interpol?

    8. ¿Por qué, cuando el Presidente intenta retornar al país no se le permite que aterrice el avión que lo transportaba?

    9. ¿Por que no se ha iniciado una orden de captura y proceder al enjuiciamiento de los militares que violaron la Ley al desterrar al Presidente, cuando ellos mismos han admitido que fue un delito?

    Son preguntas que necesitan respuesta desde ámbitos como el que usted representa, donde muchos son incapaces de superar su profunda incoherencia. No se trata ya de “salvar” o “condenar” a Zelaya como de condenar inequívocamente el Golpe de Estado. A partir de ahí surgen preguntas como ésas. Responda usted a ellas, por favor, a ver si nos ayuda a entender mejor esta situación.

    El hecho de que el presidente Zelaya, fuese en origen un miembro significado de la oligarquía, de la que hablamos, probablemente ha estimulado la respuesta de los poderes tradicionales, con las fuerzas armadas, una vez más, a su servicio. Nunca se subrayará lo suficiente, en cualquier caso, que los gobiernos de izquierda que han germinado en una decena de países de América Latina, a buen seguro que llenos de defectos, disfrutan, sin embargo, de un plus de legitimidad nada despreciable: el que les proporciona el recordatorio de la ignominia que protagonizaron, durante decenios, sus antecesores en el ejercicio del poder y el que les otorga la condición, comúnmente impresentable, de unas oposiciones, las de hoy, marcadas por una obscena combinación de ultramontanismo e intereses privados.

    Ya lo dijo La Rochefoucauld varios siglos atrás: “A menudo sentiríamos vergüenza de nuestras más excelsas acciones si el mundo pudiese conocer cuáles son los verdaderos motivos que las guían”

    Por otra parte. De la Constitución de Honduras solo veo que no deja un resquicio de poder para el pueblo, que se supone que es su soberano redactor. Las constituciones solo son un papel y las vidas de los pueblos deben estar por encima de cualquier escrito que pretenda perpetuar el dominio de las élites.

    El problema acarreado por el presidente Zelaya por querer consultar a los hondureños sobre una reforma constitucional es que es quizás un “mal ejemplo” para todos aquellos países que alardean de “democracia” pero que temen las “consecuencias” de pedir opinión al pueblo sobre cuestiones nada baladíes. El gobierno de facto es actualmente el paradigma del filibusterismo político que últimamente pone de manifiesto Honduras.

    Nuestra Constitución precisa de una urgente reforma. En su contenido hay muchas contradicciones. ¿Cómo se puede decir que la reforma de la constitución corresponde al Congreso y a la vez que será inhabilitado y perderá la condición de ciudadano quien pretenda reformar esa misma constitución para que el Presidente pueda presentarse a la reelección, como ocurre en tantos países democráticos? De ser así, habría que inhabilitar y declarar apátrida a cualquier diputado que presentara una iniciativa de reforma en ese sentido, lo que haría tal tentativa imposible de hecho. Un absurdo total.

    Por lo tanto. Decir que no hubo Golpe de Estado porque no hay ahora un gobierno de militares en Honduras es otro insulto a la inteligencia: ¿o no fueron militares los que entraron a tiros con nocturnidad y alevosía en el palacio presidencial, los que amenazaron y encañonaron a su presidente, los que insultaron a su hija, los que detuvieron dos días después a una periodista que cubría la represión policial y militar de las manifestaciones que exigían la vuelta de la democracia?

    Lo que pretendía hacer el Presidente Zelaya era inconstitucional en fondo y forma. Era inconstitucional atendiendo al texto de la Constitución hondureña, a la anulación de la encuesta publica por parte del Tribunal Nacional de Elecciones y a la resolución de la Corte Suprema de Justicia. Pero es que la legalidad constitucional hondureña es un pescado que se muerde la cola. El artículo 374 es insostenible en puridad. ¿Cómo puede decir una Constitución que una parte de la misma es irreformable? Eso es limitar la soberanía del pueblo, y es inherente a ella su carácter permanentemente constituyente. La defensa de la legalidad constitucional no puede ser a costa de limitar el carácter siempre constituyente de la soberanía popular.

    Sieyes defendía: “Que el carácter constituyente de la soberanía popular desaparecía con la aprobación de la Constitución. Con ello finaliza el papel de las Cortes Constituyentes, pero no el carácter constituyente de la soberanía popular, que es permanente”.

    Por otra parte, es cierto que la Constitución hondureña tipifica como delito de traición a la patria la propuesta de la reforma constitucional sobre alternabilidad en la presidencia de la República. En ese caso, se inhabilita por diez años al promotor de la iniciativa. Y se lee que la Corte Suprema de Justicia puede utilizar la “Fuerza Pública” para obligar el cumplimiento de sus resoluciones. Primero, habría que ver qué se entiende por “Fuerza Pública”, si se refiere al conjunto de las Fuerzas Armadas, a la Fuerza de Seguridad Pública o a la Policía Nacional. Pero aun aceptando que por “Fuerza Pública” se pueda entender también el Ejército, no hay ningún artículo que diga que lo puede expulsar del país.

    Lo propio es, en caso de ilegalidad, trasladarlo ante la instancia judicial que ha dictado la orden de detención para tomarle declaración y a partir de ahí ingresarlo en prisión, arresto domiciliario o libertad con medidas cautelares o sin ellas. Pero lo de la expulsión del país no tiene ninguna justificación. ¿Cómo es que ahora el Fiscal de la Corte Suprema de Justicia dice que se ha trasladado una orden de busca y captura internacional a la Interpol? ¿Cómo es que dice que hay en marcha un proceso de inhabilitación? ¿Para qué lo expulsaron entonces del país? ¿Y a manos de los militares?

    Si Manuel Zelaya violó la constitución Hondureña por tratar de consultarle al pueblo sobre la posibilidad de hacer una reforma y no se le permitió. Me disculpan, pero el principio de la democracia ¿no es, que esta reside en el pueblo? Entonces quitémonos las mascaras si en Honduras no se puede hacer una consulta popular sobre artículos de la Constitución pétreos e inamovibles…. En honduras no existe tal DEMOCRACIA.

    Saludos.

    Cesar Aníbal Moradel Fonseca

    Comentario por moradeliil | junio 10, 2012 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: