Digamos Ya Basta! a la Corrupción en Honduras

Carta de Juan Pueblo al Sr. Micheletti


Mi nombre es Juan y mi apellido es Pueblo. No tuve la suerte de estudiar leyes en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, donde según usted se forman muy buenos abogados, como es el caso de los que ejercen esta profesión y son miembros de la Corte Suprema de Justicia. Es una pena que estas eminencias sean egresadas de la UNAH, pues con ello descalifican el nivel educativo de dicho centro educativo.
Y usted ¿dónde estudió? o también se impone títulos como su correligionario ganadero? Sé que ha mamado de la teta del Congreso Nacional de la Republica por varios años. Pero al margen de su carrera política, señor Micheletti, me ha llamado la atención que cuando decidió aceptar la presidencia del Congreso Nacional en la misa negra de cada inicio de gobierno donde se reparten a cuchara grande los puestos dentro de la Junta Directiva del Congreso, las presidencias de las diferentes comisiones, los empleos de las instituciones estatales y autónomas en fin cada uno toma la cuota de poder (que tontos somos los del pueblo hondureño que estúpidamente desperdiciamos, elección tras elección, la posibilidad de salir de la miseria en que ustedes los políticos con ayuda de los militares nos han tenido sumidos por los últimos 40 años….)
En fin como le decía, no puso ninguna objeción ni le creo ningún empacho el hecho que como Presidente del Congreso Nacional NO podría ser precandidato a la presidencia de la Republica por su partido. Movido por la curiosidad, me remití al texto constitucional para leer el articulo 240 y las modificaciones o reformas hechas, aprobadas y publicadas en la gaceta sobre la prohibición al Presidente del Congreso Nacional y de la Corte Suprema para ser candidatos a la presidencia de la república y de la cual usted mismo estaba enterado, es mas, no dudo que haya votado a favor de la prohibición, lastimosamente allí (en el Congreso) no se sabe quien vota y quien no, ni que leyes apoya o no apoya cada diputados durante su gestión como padre de la patria y no encuentro ningún párrafo que diga que aun renunciando al cargo de Presidente del Congreso Nacional no podría ser candidato de su partido.
¿Será porque no sólo no soy abogado, sino que tampoco estudié en la UNAH?
Hasta donde me llevan mis limitados conocimientos de leyes entiendo que esa prohibición (la de no poder ser Candidato) se extinguía con el simple hecho de que usted Sr. Micheletti renunciase al cargo de presidente del Congreso Nacional así de simple.
Pero claro como podría desperdiciar una fuente de financiamiento de campaña tan importantes con son los subsidios y “ayuditas” que como presidente del congreso reparte a manos llenas entre alcaldes y diputados, con dineros de la exorbitante e infame partida presupuestaria del Congreso sacada de los dineros del pueblo, con los cuales compran conciencias e ideales durante la sucia campaña electorera.
Tampoco podría a su conveniencia política ordenar la aprobación ciertas “leyes” como lo hizo su correligionario PINPON, ni regalar la pulpería a diestra y siniestra con el único y malvado fin de hacer que ciertos sectores lo favorezcan con su voto, No podría abnegar de propaganda al pueblo hondureño a través de los medios de comunicación con TODO lo bueno que el Congreso Nacional y su bien trabajador Presidente hacen en aras de los desposeídos de este país, No podría poner unas cuantas vallitas de carretera con su fotografías, como Presidente del Congreso por supuesto, ya de perdidas le sugiero que agarre las de Chimirri que están por todos lados y solo cambia las fotos así nos ahorramos unos cuantos pesitos que bien nos hacen falta. No podría utilizar El carro, los viáticos, el chofer, los guardaespaldas, el celular, la secre, ni todas las demás prebendas que por derecho o simple abuso de su cargo tiene a su dispocicion como presidente del congreso nacional, No podría aprobar las leyes o proyectos que ha estado dilatando desde el primer día con el malévolo fin de aprobarlas al final, una por una y hacer una gran cobertura de los medios de corrupción, perdón, Medio de comunicación sobre como se desvelan trabajando por Honduras.
Además no tendría poder de negociación ante el montón de avorazados vende patria, perdón, padres de la patria que exigen su parte del pastel pero que además anda vigiando quien se descuida para serrucharle el piso y quedar un poquito mas cerca de las primeras posiciones solo por si las de hule los penquean los cachos.
Usted, Señor Micheletti, con la complicidad de la Corte Suprema, Los Cachurecos y hasta mi tía Tencha que es Colorada hasta la muerte, declararon inconstitucionales las reformas, la cuales, estaban bien hasta que lo convencieron que podría tener el chance de toletear a los cachos en las elecciones y para colmo de males la gavilla de periodistas corruptos que viven del gobierno declarando que quien fue el bárbaro que le quiere quitar el derecho “constitucional”. No es secreto para nadie que solo protestan o “denuncian” cuando es la línea propuesta por quienes les mojan la mano.
Ya se que a partir de ahora se va a olvidar de todos los problemas de este país para dedicarse enteramente a la política, que no aprobará ninguna ley que no le convenga políticamente, que modificara cualquier ley que se interponga a sus intereses y las de sus inversionistas, que se desligara totalmente del gobierno para evitar que lo salpiquen los problemas del gobierno como que si usted no fuera parte igualmente culpable, en fin seguiremos sumidos en la desgracia sin la menor esperanza de cambio en este país corrupto. Mire por ejemplo el pobre Registro Nacional de las Personas siempre en la lipidia durante los dos o tres primeros años de gobierno, suerte que ya vienen las elecciones y como se ocupan los votantes todos los problemas del RNP desaparecen por arte de magia y hasta dos, tres sino es que cuatro (una por cada partido) identidades se consiguen y de “grolis” como dicen en mi barrio y hasta se la llevan a la casa.
Quisiera decir, como despedida, que soy su atento y seguro servidor, pero no le daré ese gusto. Simplemente soy Juan Pueblo, y no pienso hacerle el juego ni avalar su incompetencia como Presidente del Congreso ni sus pleitos con MEL, ni el robo descarado que hará a las arcas del estado para financiar su campaña política y no pierda el tiempo tratando de convencerme de lo contrario.

Sr. Micheletti renuncie a su cargo!

abril 30, 2008 - Posted by | Congreso Nacional, Corrupcion, Gobierno, Honduras, Politica

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: